Las cocinas de Austria y Alemania ofrecen grandes influencias sobre la comida típica de República Checa. La carne de res y de cerdo, son algunos de los ingredientes más habituales entre sus distintas preparaciones.

A causa de ello, al visitar el país podrás probar una inmensa variedad de preparaciones a base de carne. De igual manera, los checos son muy aficionados a la cerveza, por lo que podrás acompañar cualquier platillo local con esta bebida.

En seguida presentamos un pequeño listado con los más sabrosos e irresistibles platillos típicos de República Checa. Te invitamos a continuar con nosotros para conocer mayores detalles sobre ellos.

Tabla de contenidos

1El Koleno

El Koleno es un platillo típico de República Checa muy popular que no puedes dejar de probar al visitar el país.

La preparación consiste en una rodilla de cerdo marinada con distintas hierbas aromáticas y cerveza oscura. Posteriormente, se cocina y se presenta al comensal aún con el hueso dentro.

Esta carne se caracteriza por ser sumamente tierna, por lo que prácticamente se desprende del hueso. La rodilla se sirve aún con la piel del animal, la cual da al platillo una textura crujiente irresistible.

Es bastante habitual que se sirva acompañada con mostaza, rábano picante, vegetales en escabeche y una deliciosa cerveza fría.

2El Tatarák

Esta sabrosa comida típica de República Checa consiste en trozos finos de carne fresca que se combinan con yemas de huevo y posteriormente se sirven junto con distintas especias.

Es habitual que se lo acompañe con cebolla picada, pepino, pimentón, mostaza o salsa de tomate en sus alrededores.

Uno de los mayores atractivos de este platillo es que el comensal puede disfrutarlo de la manera en que lo desee: Bien sea mezclando todo, comiéndolo por separado, colocándolo sobre pan, entre otros.

Se sirve en muchos restaurantes por todo el país, de modo que podrás disfrutarlo en cualquier momento en que lo desees.

3El Grilované Klobásy

A set of different sausages, grilled on wooden plate

El Grilované Klobásy es uno de los platillos típicos de República Checa más sencillos de encontrar en los puestos de comida callejera del país.

Se asemejan mucho a los populares perros calientes, pues consiste en salchichas a la parrilla que se sirven en un panecillo complementadas con distintos tipos de aderezos.

Destacan por ser muy fáciles de comer y ofrecerse prácticamente en cualquier punto de interés turístico. Si visitas República Checa, no dudes en probar estos deliciosos aperitivos.

4El Smažený sýr

El Smažený sýr es un muy sabroso queso frito que se sirve complementado con salsa tártara picante y patatas fritas. Es un platillo típico de República Checa muy común en los puestos de comida callejera.

Esta receta se encuentra entre las favoritas de los turistas al explorar el país. Esto se debe a que su sabor es muy agradable, es muy fácil de comer y además, es muy económica.

Si deseas comer un aperitivo crujiente y delicioso, el Smažený sýr se encontrará entre las mejores opciones. Si tienes la oportunidad, no dudes en probarlo.

5Las Guláš

Las Guláš son una receta proveniente de la gastronomía de Hungría, pero que ha sido adoptada por las personas como una comida típica de República Checa, en donde se ha modificado un poco de acuerdo a las preferencias locales al incrementar la cantidad de carne y reducir la de vegetales.

Consiste en un guiso de carne y verduras que se sirve acompañado de abundante salsa y rebanadas de pan blanco, el cual suele remojarse en el aderezo al momento de comerlo.

Para su preparación se utiliza carne de cerdo o de res, aunque algunas variantes de la receta se preparan con pollo.

Se trata de un platillo con un sabor muy agradable que además puede encontrarse con facilidad en muchos restaurantes y puestos de comida. Si tienes la oportunidad de probarla, no la dejes pasar, sin duda te encantará.

6Los Palačinky

Los Palačinky, o panqueques checos son uno de los platillos típicos de República Checa más reconocidos y populares.

Se asemejan considerablemente a las crepés francesas, no obstante, sus métodos de rebozado y cocción son un poco diferentes.

Una de sus cualidades más notorias es que pueden disfrutarse tanto en variantes dulces como saladas.

La versión dulce se presenta complementada con chocolate, nueces, fresas, crema, mermeladas, entre otras alternativas a gusto del comensal.

Por otra parte, los Palačinky salados se rellenan con carne, espinacas, queso y muchos otros ingredientes.

Puedes pedirlos en cualquier café o puesto de comida en el país, siendo especialmente fácil encontrarlos durante los días festivos u ocasiones especiales.

7El Trdelník

Este dulce originario de la gastronomía eslovaca se ha popularizado tanto en República Checa que se le considera un platillo típico de la localidad.

Para prepararlo, se enrolla una tira de masa sobre una vara de madera o metal y se coloca al fuego. Posteriormente se recubre con azúcar, lo que le otorga un sabor dulce muy agradable.

Puedes encontrarlo muy fácilmente en distintos establecimientos de comida. Además, son muy económicos y fáciles de comer, lo que los convierte en aperitivos fantásticos para disfrutar mientras exploras República Checa.

8El Svíčková

Este platillo típico de República Checa es una de las preparaciones más populares y tradicionales del país. La receta se trata de un delicioso solomillo de ternera que se recubre con una jugosa salsa de vegetales. Los más utilizados son la zanahoria, la cebolla, la raíz del apio y el perejil.

Además, se adereza utilizando pimienta negra, tomillo, laurel, pimienta gorda y se hierve en nata. Puedes pedirla en una amplia variedad de restaurantes, pues es una de las recetas favoritas de los checos.

Es habitual que se sirva junto con algunas rebanadas de pan blanco que se humedecen en la salsa antes de comerlos. No solo tiene un sabor sumamente agradable, sino que además es una preparación bastante alimenticia, siendo muy recomendable probarla.

9La Bramboračka

La Bramboračka es una deliciosa sopa preparada con distintas verduras. Entre las más notorias merece la pena mencionar las patatas y los champiñones.

Es habitual que se sirva como un entrante en distintos restaurantes, por lo que no tendrás ningún problema para disfrutarla siempre que lo desees.

Al mismo tiempo, es bastante consumida durante los duros días de invierno, permitiendo a los comensales calentarse y disfrutar de una nutritiva y reconfortante comida.

10El Vepřo-knedlo-zelo

Los checos aman comer carne, por ello, el Vepřo-knedlo-zelo o asado de cerdo es considerado como uno de los platillos nacionales de República Checa.

Habitualmente se prepara utilizando carne del lomo, la cabeza o el jamón del cerdo. Estas son condimentadas utilizando cebolla y ajo para posteriormente cocinarlas acompañadas de pimienta y comino.

Al momento de presentarlo al comensal, se acompaña con dumplings y repollo. Se trata de una comida muy completa que resulta ideal para disfrutar a la hora del almuerzo.

11Los Knedlíky

Dumplings or knedliky with cherry filling.Traditional czech dish

Los Knedlíky, o dumplings son uno de los acompañantes más comunes para distintos platillos, como sopas, estofados, carnes, entre otros.

Son trozos de masa cocidos que pueden ser tanto dulces como salados. Gracias a esto, también es habitual que se disfruten solos.

Suelen presentar una forma redonda y unas dimensiones pequeñas, lo que los hace muy fáciles de comer. Es una preparación muy versátil que puede ajustarse muy fácilmente a las preferencias de los cocineros.

Existen versiones que se rellenan con carne, queso, tocino. Así como otras que se complementan con frutos y distintos dulces y se sirven como postre. Si visitas República Checa, no dudes en probar los Knedlíky.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí